El apoyo vecinal y el impulso del sector hostelero comienzan a reactivar Riofrío

Una máquina trabaja en la retirada del barro./N. JIMÉNEZ
Una máquina trabaja en la retirada del barro. / N. JIMÉNEZ

Aunque las labores de limpieza y recuperación de la zona se alargarán al menos un mes, la mayoría de negocios abrió ya sus puertas el mismo domingo

Noelia Jiménez García
NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

'Riofrío comienza a latir de nuevo'. Es uno de los muchos lemas que desde el pasado fin de semana se repite en redes sociales, sobre todo en los perfiles de mesones y negocios de este pueblo lojeño que tradicionalmente ha vivido volcado en su hostelería y su oferta gastronómica y medioambiental.

Tras la catástrofe del pasado viernes, cuando el desbordamiento de los arroyos Salado y Frío asoló la localidad, Riofrío no ha parado un minuto. Como su 'corazón', un 'corazón verde' que también muchos lojeños y personas de diferentes puntos de España incorporan a sus fotos de perfil o de portada, en un gesto para mostrar su apoyo a la conocida localidad en unos momentos en los que toca ir reactivando todo poco a poco. Con expresiones como 'Riofrío en el corazón' o con espontáneas campañas con mensajes que animan a consumir y comer en los restaurantes y negocios de la zona. Las redes sociales se han convertido una vez más en un instrumento para difundir lo que ahora necesita Riofrío: volver a 'latir'.

En realidad no lo ha dejado de hacer nunca, porque dos horas después de la triste catástrofe que ha destrozado parte del pueblo, cientos de personas se ponían manos a la obra para devolver su ritmo a una localidad acogedora y visitada por miles de personas cada fin de semana. «La gente se está portando muy bien. Han venido personas de toda Loja, de Cuesta de la Palma, de Venta del Rayo... para ayudar», dice agradecido el alcalde pedáneo, Alejandro Aguilera, que confirmaba que a día de ayer sólo permanecían cerrados el restaurante Quintana -duramente golpeado- y el mesón Riofrío, que también ha sufrido grandes pérdidas en sus almacenes, salones y jardines. De hecho, la noche del sábado, cuando apenas habían pasado algo más de 24 horas de la riada, el restaurante Paco Rama -situado en uno de los márgenes del río- anunciaba en su perfil de Facebook que ya estaba listo para reabrir sus puertas. «Me gustaría dar las gracias a todas las personas que nos han acompañado y ayudado a quitar lodo y limpiar los desperfectos», decía en su post este hostelero riofrieño.

El hostelero Paco Rama agradeció en Faceboo la colaboración vecinal.
El hostelero Paco Rama agradeció en Faceboo la colaboración vecinal. / FOTO CEDIDA POR PACO RAMA

Coches en el cauce

Según el concejal de Urbanismo, Joaquín Ordóñez, se mantienen en la amplia zona afectada por la riada, decenas de trabajadores municipales -entre bomberos, empleados de mantenimiento y limpieza y técnicos-, a los que hay que sumar operarios de empresas contratadas por el Ayuntamiento para la recuperación de la zona y la retirada de los muchos enseres y restos que permanecen repartidos por las calles y el cauce de los ríos. Además, se mantiene operativo un camión del Infoca, dispuesto por la Junta de Andalucía.

El trabajo para que todo vuelva al estado en el que estaba antes del desbordamiento tardará «al menos un mes», adelantó Ordóñez a IDEAL. «Río abajo todavía hay más de una decena de vehículos sin retirar, porque es imposible entrar con el fango y el barro que hay», explicó el concejal de Urbanismo, que también informó de que «todavía no hay peritaje desde el Ayuntamiento», en este caso para evaluar las pérdidas en mobiliario urbano, viales e instalaciones municipales afectados, etc.

La oficina de atención a los damnificados comenzará a funcionar hoy en el despacho del patio del Consistorio. Tal y como ya anunció días atrás el alcalde, Joaquín Camacho, esta oficina servirá para ayudar a los afectados después de la dramática situación que han vivido, evaluar daños globales y coordinar la gestión de ayudas a las que se pueden optar, además de para la tramitación en la declaración de Riofrío como zona catastrófica.

Otra de las empresas más perjudicadas, Caviar de Riofrío, habló en las últimas horas de varios millones de euros de pérdidas, en declaraciones a algunos medios. Con todo, también a través de las redes sociales, la empresa afincada en Loja transmitió su agradecimiento por «el cariño y el apoyo recibido». «Podemos comunicar que estamos operativos al 100% en la atención comercial a nuestros clientes», anunciaban ayer por la tarde. Como todos los vecinos de Riofrío, saben que su corazón 'verde' vuelve a latir con fuerza.

 

Fotos

Vídeos